Section Navigation

  • Brochure for PrintBrochure for ViewingEnglish Version
    La decisión de declararse en quiebra (también lamada «bancarrota») es una decision seria. Por favor consulte con un abogado antes de presentar la petición de quiebra. Varios abogados que representan a personas en quiebra ofrecen la primera consulta gratis.

    Nota: Un preparador de peticiones de quiebra no es un abogado.

    Lo único que puede hacer un preparador de peticiones de quiebra para usted es proveerle los formularios y llenarlos con la información que usted le proporcione.

    Un preparador de peticiones de quiebra no tiene la capacidad de proveerle asesoramiento legal y es contra la ley federal que un preparador de peticiones de quiebra le ofrezca consejos legales.

 

La Declaración de Quiebra en Nuevo México


La información contenida en este documento proviene de la Sección de Quiebra del Colegio de Abogados del Estado de Nuevo México (The State Bar of New Mexico) y es publicada por el Colegio de Abogados del Estado de Nuevo México como un servicio público. Nada en este documento tiene como fin el facilitar asesoramiento legal específico acerca de una situación economica individual. La quiebra es un proceso legal complicado. Cada caso es único y las preguntas específicas sobre la quiebra deben ser dirigidas a un abogado que conozca las leyes de quiebra.

La quiebra en general

Una quiebra es un caso del tribunal federal que ayuda a las personas a eliminar las deudas y resolver los problemas económicos. La persona que se declara en quiebra es llamado un «deudor». Un «acreedor» es una persona o compañía a la cual el deudor le debe dinero. Un «adminstrador en quiebra» es una persona designada para ayudar en la administración del caso. Este documento explica cómo funciona la quiebra para los deudores consumidores y para los acreedores.

Si usted tiene difcultades económicas, considere cuidadosamente
antes de presentar la declaración de quiebra. Una quiebra permanecerá en su reporte de crédito por diez años y podría hacer más difícil y más caro el obtener crédito. Póngase en contacto con su prestamista si está atrasado con los pagos de la(s) hipoteca(s) de su casa o de su préstamo de auto. Es posible que se pueda evitar la quiebra al negociar un arreglo con los prestamistas hipotecarios o con los otros acreedores, en forma de pagar una parte o toda la deuda a través del tiempo. Es posible que un abogado o una agencia de asesoramiento crediticio al consumidor podrían ayudarle a llegar a un acuerdo. En caso que no, una quiebra podría ser muy útil.

Si usted está considerando declararse en quiebra, consulte con un
abogado si le es posible. Varios abogados de deudores ofrecen la
consulta inicial gratis. Un preparador de peticiones de quiebra no es un abogado y no puede ni debe ofrecerle consejos legales.

Los deudores normalmente entablan un caso de quiebra bajo el Capítulo
7 o el Capítulo 13. Estos dos tipos de casos, descritos a continuación, son
similares en muchos aspectos. Ambos casos requieren al deudor presentar
una lista de todas sus deudas (incluidas las que el deudor tiene intención de
seguir pagando) y de todos los bienes de cualquier tipo que el deudor posea.
Ambos Capítulos requieren al deudor asistir a una reunión a principios del
caso para responder, bajo juramento, a las preguntas del administrador y
de los acreedores. En un caso bajo el Capítulo 7 el Administrador vende
cualquier bien que no se permita al deudor retener (véase «Lo que el deudor
puede retener» a continuación), distribuye las ganancias de la venta a
los acreedores y después cierra el caso. En un caso bajo el Capítulo 13,
el administrador generalmente no vende ninguna propiedad; al contrario,
el deudor propone un plan para usar su sueldo u otros ingresos para
repagar una parte o la totalidad de las deudas durante un período de tres
a cinco años. Mientras el caso está en proceso, el deudor paga sus gastos
cotidianos, tal como si no estuviera en quiebra.

Lo que el deudor puede retener

El deudor normalmente retiene todos sus bienes. El deudor puede retener para sí mismo ciertos bienes, llamados «exenciones». Estas son las cosas que el deudor y su familia necesitan para seguir con su vida, como algún dinero, ropa, bienes domésticos y mobiliarios, fondos de jubilación, vehículos, una residencia
y sus mascotas. (Nota: Esta no es una lista completa de todo lo que un
deudor pueda eximir.) Los acreedores no pueden apropiarse de esos bienes
exentos, salvo para impuestos, manutención infantil o pensiones alimenticias
entre cónyuges. Tambien el deudor comúnmente retiene su casa y vehículo,
si es que puede seguir haciendo los pagos mensuales de la casa y el
vehiculo.

Suspensión automática y fall o de extinción

Cuando un deudor presenta su declaracion de quiebra de inmediato empieza la «suspensión automática». La suspensión sigue en efecto hasta el final del caso, a menos que el juez conceda la petición de un acreedor para terminar la suspensión automática antes del final del caso. La suspensión para de inmediato acciones de cobrar deudas, incluidas llamadas telefónicas y correspondencia a los deudores, acciones legales y embargos de sueldo. (No se suspenden las acciones de recolección de manutención infantil ni de pensiones alimenticias.) La suspensión también detiene, al menos por un tiempo, la ejecucion de la hipoteca de la casa y la reposesión del vehículo por impago. Al final del caso, el deudor recibe un fallo de extinción de sus deudas,
la cual es una orden del tribunal que indica que el deudor no tiene que
pagar las deudas incluidas en su quiebra. (Esto no aplica a las deudas «no
extinguibles», como se describe a continuación.) El deudor puede pagar
voluntariamente una deuda, pero un acreedor no podrá nunca pedir ni
obligar el pago de una deuda extinguida. Sin embargo, si el deudor tiene
algún préstamo garantizado, como una hipoteca sobre la casa o el título
de un vehículo, el deudor deberá seguir haciendo los pagos de la casa
o del vehículo o de lo contrario el acreedor puede embargar la casa o el
vehículo. La extinción de sus deudas provee al deudor un «nuevo comienzo»
económico en la vida.

A veces, un acreedor o el administrador pondrán objeciones a que el
deudor reciba la extinción de sus deudas. Esto ocurre cuando el acreedor
o el administrador afirman que el deudor ha mentido en las listas o que ha
ocultado o regalado propiedad, antes o después de que el caso se haya
iniciado, o que ha destruido registros financieros o no los ha mantenido,
etcétera. En particular, el hecho de no divulgar completamente los bienes es
una razón para denegar el fallo de extinción. Los deudores que tengan algo
que ocultar no deben presentar una petición de quiebra.

Deudas no extinguibles

Un deudor no puede recibir un fallo de extinción para ciertos tipos de deudas. Estas deudas «no extinguibles» incluyen ciertos impuestos, deudas contraídas por fraude, deudas debidas a lesiones o perjuicios deliberados contra otra persona, deudas relacionadas con casos de manejar ebrio (DWI), préstamos estudiantiles y deudas no incluidas en las listas. La manutención infantil y pensiones alimenticias tampoco son deudas extinguibles. El deudor debe seguir pagando la manutención infantil y pensión alimenticia durante el caso de quiebra. Para los demás tipos de deudas que no son extinguibles por la quiebra, el deudor deberá estar preparado para pagar estas deudas después de que la extinción de sus deudas haya sido concedida.

Para obtener un fallo judicial de que cierta deuda no se puede extinguir o de
que el deudor no recibirá en absoluto el fallo de extinción, el administrador
o el acreedor deben presentar una demanda en el tribunal de quiebra. La
demanda en el tribunal es lo que se llama un «proceso contencioso». Los
procesos contenciosos para determinar si una deuda será extinguida o
si al deudor se le concederá el fallo de extinción normalmente son litigios
complicados y requieren un abogado. El abogado del deudor cobrará
un honorario adicional para la defensa en un pleito de esta índole. Tales
demandas pueden retrasar o impedir el asentamiento del fallo de extinción.
Con excepción de las deudas que no sean extinguibles por la quiebra, los
acreedores no deberán tratar de recolectar ninguna deuda aún sin pagar.

Otros procedimientos bajo los Capítulos 7 y 13

El deudor deberá completar y presentar ciertos formularios requeridos en el tribunal de quiebra, los cuales incluyen la «Petición», la cual da comienzo al caso; las «Listas» y la «Declaración de Asuntos Económicos», las cuales enumeran y describen todos los bienes, deudas, acreedores, ingresos y gastos del deudor, así como su historia financiera. El deudor firma estos documentos para demostrar, bajo pena de perjurio, que son ciertos y completos. La omisión o falsedad intencionales de información podrían dar como resultado un
proceso penal federal por quiebra fraudulenta; o se le podría denegar al
deudor la extinción de deudas y no obstante el administrador podría quitarle
los bienes no exentos. Después de que estos documentos se presenten en
el tribunal de quiebra, serán accesibles al público.

Después de aproximadamente 45 días a partir de la presentación de la
petición, el deudor tendrá que asistir a una reunión con el administrador
y los acreedores. En tal reunión, el deudor tendrá que mostrarle al
administrador una identificación con fotografía y pruebas de su número de Seguro Social (si lo tiene).
El administrador también le preguntará al deudor sobre la información que haya presentado. Los acreedores también podrán hacerle preguntas acerca de las deudas, bienes, etcétera. El deudor deberá responder a todas las preguntas honestamente y bajo juramento. En un caso bajo el Capítulo 13 el administrador también le preguntará al deudor sobre su plan propuesto para pagar las deudas y explicará los procedimientos de la oficina del administrador para el manejo de los pagos
según el plan.

Más información acerca de los casos bajo el Capítulo 7

En un caso bajo el Capítulo 7, al comienzo del caso, se venderá cualquier bien no exento que le pertenezca al deudor para pagar lo debido. Al terminar el caso cualquier deuda no pagada se extinguirá (no se tendrá que pagar nunca) salvo por las deudas no extinguibles (véase más arriba). Con algunas excepciones, el deudor puede retener cualquier ingreso o bien que reciba después de que el caso haya iniciado. Del mismo modo, el deudor no puede obtener la extinción de ninguna deuda contraída después de que el caso haya iniciado.

Si los ingresos del deudor exceden el promedio de ingresos de Nuevo
México (en 2008, el promedio para una familia de cuatro personas es de
$53,516) el juez le puede dar al deudor la opción de desestimar (eliminar)
el caso o de convertir el caso en uno bajo el Capítulo 13 (lo cual se trata a
continuación).

La mayoría de los casos bajo el Capítulo 7 duran alrededor de cuatro o cinco
meses. El deudor normalmente recibe el fallo de extinción después de un
plazo de dos a tres meses después de la reunión con el administrador y los
acreedores; esto ocurre incluso en los casos que permanezcan abiertos
durante más tiempo para permitir que el administrador pueda vender los
bienes para pagar a los acreedores. Nota: Un deudor puede recibir la
extinción de sus deudas conforme con el Capítulo 7 solamente una vez cada
ocho años.

Más información acerca de los casos bajo el Capítulo 13

En un caso bajo el Capítulo 13, el deudor utiliza sus ingresos después del inicio del caso para pagar las deudas que contrajo antes de que el caso haya iniciado. Para calificar para presentar un caso bajo el Capítulo 13, el deudor debe tener ingresos regulares y no tener más de $336,900 dólares en deudas no garantizadas (como tarjetas de crédito, facturas de servicios públicos, etcétera) ni más de $1,010,650 dólares en deudas garantizadas (una hipoteca de casa o préstamo de automóvil son ejemplos de deudas garantizadas). El Congreso fomenta el uso del Capítulo 13 para que los deudores paguen al menos parte de sus deudas. Además, un deudor puede convertir su caso en uno bajo el Capítulo 13 si el juez de quiebra propone desestimar el caso bajo el Capítulo 7 cuando el deudor tiene suficientes ingresos para pagar una parte de sus deudas.

Hay otras razones por las cuales un deudor podría optar en presentar un
caso bajo el Capítulo 13. Estas incluyen el obtener mas tiempo (hasta cinco
años) para ponerse al día con los pagos atrasados de la casa o un vehículo
o para pagar impuestos atrasados durante un período de tiempo sin la
imposición de sanciones o intereses adicionales. Por lo general, el deudor
puede contratar y pagar a un abogado como parte del plan de pagos en lugar
de tener que pagar todos los honorarios del abogado por adelantado.

La base de un caso bajo el Capítulo 13 es un plan preparado por el deudor
que el juez deberá aprobar («confirmar»). Hay que presentar el plan en el
momento en que el caso de quiebra inicia o 15 días después como máximo.
El plan le explica a todos la forma en que el deudor usará sus ingresos para
pagar los gastos mensuales de manutención (incluidos los pagos mensuales
de la casa y vehículo) y también hará un pago mensual al administrador bajo
el Capítulo 13 para pagar una parte o la totalidad de las deudas contraídas
antes de que el caso haya iniciado. El deudor debe empezar a hacer los
pagos mensuales al administrador bajo el Capítulo 13 dentro de 30 días
después de que el caso bajo el Capítulo 13 haya iniciado y los pagos deben
hacerse con fondos conformados. El administrador bajo el Capítulo 13
recibe el dinero, toma un porcentaje para dirigir su operación (hasta un 10
por ciento) y distribuye el resto de los fondos cada mes. La ley establece
la forma en que el plan debe considerar diferentes tipos de deudas. El
plan debe pagarle a los acreedores no garantizados, como mínimo, lo que
hubieran obtenido si el caso fuese un caso bajo el Capítulo 7. A menos que
el deudor tenga bienes que no califiquen como exentos en un caso bajo el
Capítulo 7, la capacidad del deudor para pagar controla la cantidad pagada
a los acreedores. Aparte de estos límites, no existe una cantidad mínima
especifica que el deudor debe pagar a sus acreedores.

El plan puede permitir que un deudor pague un precio reducido, hasta con
una tasa de interés más baja, para poder retener algunos bienes (pero no
la casa ni ciertos vehículos). Si el deudor está atrasado en los pagos de la
hipoteca de la casa o en el préstamo del vehículo u otra deuda garantizada,
estos pagos ya vencidos se podrán pagar a través del plan para que la casa,
el vehículo u otras pertenaencias no se pierdan. Sin embargo, en particular
con las hipotecas, pueden haber sanciones y costos adicionales que deben
ser pagados al acreedor como parte del costo, compensando retraso de
pagos. Ciertas deudas deben ser pagadas obligatoriamente bajo un plan.
Estas incluyen los impuestos, manutención infantil, pensión alimenticia entre
cónyuges y si al deudor le alcanza, intereses de préstamos estudiantiles;
deudas relacionadas con casos de manejar ebrio; indemnización y multas
penales; y indemnización civil o el pago de daños por lesiones o perjuicios
deliberados contra otra persona.

Los acreedores y el administrador pueden objetar el plan propuesto. Si lo
hacen, habrá una o más audiencias en el tribunal. Si el juez confirma el
plan, ya sea en la forma propuesta o con modificaciones para resolver las
objeciones, el administrador distribuye a los acreedores los pagos del plan
según lo que este dicte. Si el juez no confirma el plan, se le podría permitir al
deudor intentar de nuevo con otro plan o el caso podría ser desestimado o se
podría convertir en un caso bajo el Capítulo 7 (véase más arriba).
(Continuación de «Más información acerca de los casos bajo el Capítulo 13») El deudor no podrá hacer compras a crédito mientras el caso bajo el Capítulo
13 esté en proceso sin el permiso del juez. El juez puede permitir al deudor
obtener préstamos razonables y necesarios (incluidas las compras a plazos)
siempre que el deudor pueda pagar el préstamo.

Si el deudor cumple con todos los pagos del plan y algunas otras
obligaciones (incluido estar al día con los pagos de manutención infantil y
pensión alimenticia) y si el deudor no ha recibido un fallo de extinción en un
caso bajo el Capítulo 7 que haya iniciado en los últimos cuatro años antes
de la presentación del caso bajo el Capítulo 13, el deudor recibirá un fallo de
extinción.

Notas adicionales para los acreedores

En la mayoría de los casos bajo el Capítulo 7, después de que el deudor enumere sus exenciones, no queda nada con qué pagar a los acreedores no garantizados. Por lo general, aunque no siempre, hay algún pago a los acreedores no garantizados en los casos del Capítulo 13. Para obtener cualquier pago en un caso, el acreedor debe presentar una prueba de reclamación. Esto es especialmente importante en un caso bajo el Capítulo 13. El acreedor debe leer todas las notificaciones que el administrador, deudor u otro acreedor le hayan enviado, porque si alguien solicita al juez hacer algo y no hay oposición alguna, el juez a menudo hará lo que se le haya solicitado.
La función del administrador es de ayudar a administrar el caso y cuidar
los intereses de los acreedores no garantizados. Por lo tanto, un acreedor
típico puede confiar en que el administrador tome decisiones que más les
convengan a todos los acreedores.

Información adicional sobre la quiebra

Este documento proporciona solamente un resumen general de la quiebra, así que no se debe basar ninguna decisión de declararse en quiebra únicamente en la información contenida aquí. Hay varios lugares para obtener información adicional relativa a la quiebra. Además de publicaciones generales que usted puede encontrar en una biblioteca o librería, considere la posibilidad de utilizar los siguientes recursos:

  • El Colegio de Abogados del Estado de Nuevo México lleva a cabo una
    presentación mensual gratuita en la ciudad de Albuquerque tocante
    la deuda por consumo y con menos frecuencia en otras partes del
    estado. Un abogado de quiebra voluntariamente presentará durante
    una hora una plática general referente a la quiebra. Usted tendrá una
    breve oportunidad para hablar en privado de su situación específica.
    El Colegio de Abogados del Estado también puede recomendarle
    un abogado competente. Si usted reúne los requisitos para calificar
    como un individuo de bajos ingresos, servicios gratuitos podrían
    ser disponibles. Para obtener más información, llame al Colegio de
    Abogados del Estado al (505) 797-6048.

  • El Tribunal de Quiebra de los Estados Unidos para el Distrito de Nuevo
    México mantiene un excelente sitio en internet con información general sobre la quiebra y con enlaces a otros recursos sobre la quiebra. Este sitio se ubica en www.nmcourt.fed.us/usbc.

  • El Patronato de Especializaciones Jurídicas de Nuevo México ofrece
    programas que permiten a los abogados que sean reconocidos como
    especialistas en quiebra individual, comercial o ambos. Si desea
    ponerse en contacto con un especialista certificado, usted puede visitar el sitio Web del Patronato de Especializaciones Jurídicas en https://www.nmlegalspecialization.org.

 

Bankruptcy Section


Bankruptcy Reform Legislation

Bankruptcy Court's Notices to Practitioners

Board of Directors

Bylaws

Filing Bankruptcy in NM

Filing Bankruptcy in NM
(Spanish Version)

Links

Newsletters

Consumer Debt Workshops

Join the Section

Membership Roster

Bankruptcy Home